– Hola – largo silencio. Respiración agitada y mal disimulada.
– Hola – titubiante, no por falta de reconocimiento. Al contrario, titubiar efecto del reconocimiento. Llanto recogido.

Y luego el triunfo revanchista de un largo silencio. Respiración y llanto que se ocultan. Se esconden mutuamente, se disimulan el uno al otro. Ambos ejercen los roles preestablecidos de un ineludible juego. Conocimiento absoluto. Conocimiento velado. Conocimiento disimulado. Representación de un poco sutil desconocimiento. Respiración y llanto se ocultan a sí mismos su saber sobre el otro. Y se ocultan el saber de su falso desconocimiento. Límite de la hipocresía. Representación. Fin del silencio.

– Perdón – largo silencio.
– Está Bien – titubiante.

Palabras que nunca interrumpen el silencio eterno que fluye.

Mutis eterno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: