Archive for the Uncategorized Category

Poesía lacaniana

Posted in Uncategorized with tags on 12 febrero 2012 by perezpicana

Lo real que da miedo y abruma
un símbolo que me contiene
una imagen que fascina

La mudez

Posted in Uncategorized on 17 mayo 2011 by perezpicana

Nazi fue quien dijo “poéticamente habita el hombre”. Ello nos es terrible. Que haya sido quizá el filósofo más importante del siglo XX no importa. No nos hace cruzar el umbral de lo ominoso.
Abismal diferencia.
El filósofo más grande del siglo XX era nazi.
Pequeña perturbación, molesta incomodidad y nada más. Nada difícil de asimilar. De explicar, de justificar, de condenar, de entender, de no entender.
“Poéticamente habita el hombre” escribió y fue nazi. Silencio.

PD: (está bien, no lo dijo, lo leyó y lo transcribió.Pero esto no es ni historia ni filosofía, es poesía. Es la forma de habitar del hombre)

Del clítoris al aufhebung

Posted in Uncategorized on 16 marzo 2011 by perezpicana



YO

Me creo que puedo ser Nietzsche. Que puedo escribir como él. Que puedo ser igual de intempestivo con el pensamiento hegemónico de mi tiempo. Soy la parodia de Nietzsche. Ni siquiera me doy cuenta de que todo el mundo incluso ya dejo de intentarlo, de que ya no tiene nada de intempestivo ser intempestivo.

ELLOS

Quiero gritar contra la endogamia narcisista y onanista de Puan. Quiero destruirlos nietzscheanamente. ¡Soy un idiota!, ¡Soy un idiota igual que ellos! De su misma sustancia. Soy tan Puan que me me repugno. ¿Quién si no uno de ellos mismos sentiría tanta rabia, se vería tan afectado, estaría tan molesto con algo así? ¿Quién si no un par, ya sea por absoluta pertenencia o por vengativa marginación? ¿Quién si no un fracasado que no pudo entrar y golpea con la cuchara de madera la puerta de hierro de Puan? ¿Quién si no aquel que ya dentro se convierte en un inconformista cobarde que no se atreve a abandonar la pequeña mansión confortable? ¿Quién si no ellos mismos…?

NOSOTROS

…nosotros mismos. Nos leemos entre nosotros, nos citamos, nos debatimos y nos volvemos a citar. Nos premiamos, nos juzgamos, nos evaluamos. Nos criticamos, nos envidiamos, nos vitilipendiamos.

Nos creemos importantes, nos sabemos inhábiles para la praxis, pero nos creemos el cuento de que nuestra teoría comprende mundo, aprehende mundo, se hace praxis en manos laboriosas (de mentes inferiores, por supuesto). Es curioso, porque algunos de nosotros fuimos prácticos. Y los que ahora lo son, los que abandonan este pequeño mundo, claro, pierden sus credenciales. No son tan teóricos como antes… pero los perdonamos, porque por supuesto comprendemos que la acción quita tiempo a la reflexión. No es su culpa, nos decimos, no saben lo que hacen. Sólo hacen. Y aquí estamos nosotros para saberlo.

Y nos creemos post niezscheanos. Hablamos de sexo, de vino, de fútbol, de comida. Incluso hacemos uso y abuso de todo ello. Creemos haber reconciliado el placer y el saber. Creemos haber roto con el semblante del filósofo sublime, kantiano. Pero no, simplemente lo ocultamos detrás de otro más mundano, mas patético, más hipócrita, más elitista. Pero nos sale por los poros. La música no es más música, y mucho menos los músicos. Kurt Cobain es “la expresión decadente de una filosofía existencialista abismada a la muerte” y Axl Rose “el paroxismo del goce liberal republicano”. ¿Y el fútbol? Maradona, Pelé, Menotti, Bilardo…son “prueba irrefutable de que el mundo moderno es hamletiano” o peor aún “son prueba irrefutable de que el mundo moderno es antihamletiano”. Ni que hablar de las frases rimbombantes sobre sexo y comida. Hay incluso teorizaciones completas al respecto. Hay algunos que pudieron comprarse una casa gracias a analogías entre clítoris, Magritte y la Aufhebung.

Si nos juntamos a todos los que hay en la tierra, no llegamos a ser un municipio de tercera categoría. Estoy seguro. Quizá llegamos a tener comisionado municipal. Que triste. Porque un comisionado municipal tiene mas injerencia en las cosas del mundo, incluso en el espíritu de su época, que la que nosotros creemos tener.

A So Abra (parte 1)

Posted in Uncategorized on 13 abril 2010 by perezpicana

Es posible que sólo en el arte la traición sea una virtud. (Vanguardismo)

Es posible también que no lo sea. (Clasicismo)

O quizá lo que sucede es que la traición no puede ser pensada como un concepto estético.

Hubo una vez un fiel poeta trasplatense. Exiliado de la tradición pero rechazado de los mundos poperos. En ese espacio inenunciable se encontraba.

Él y sus cipayos con todo un saber de monotonía histórica decidieron dotar de colores y texturas a las antiguas estatuas de mármol. Y este acto, que se quiso vanguardista fue, sin saberlo tal vez, una verdadera restitución. No por ello dejo de ser un acontecimiento revolucionario.

Posted in Uncategorized on 11 febrero 2010 by perezpicana

– Hola – largo silencio. Respiración agitada y mal disimulada.
– Hola – titubiante, no por falta de reconocimiento. Al contrario, titubiar efecto del reconocimiento. Llanto recogido.

Y luego el triunfo revanchista de un largo silencio. Respiración y llanto que se ocultan. Se esconden mutuamente, se disimulan el uno al otro. Ambos ejercen los roles preestablecidos de un ineludible juego. Conocimiento absoluto. Conocimiento velado. Conocimiento disimulado. Representación de un poco sutil desconocimiento. Respiración y llanto se ocultan a sí mismos su saber sobre el otro. Y se ocultan el saber de su falso desconocimiento. Límite de la hipocresía. Representación. Fin del silencio.

– Perdón – largo silencio.
– Está Bien – titubiante.

Palabras que nunca interrumpen el silencio eterno que fluye.

Mutis eterno.

De verbos, adjetivos y sustantivos.

Posted in Uncategorized on 14 enero 2010 by perezpicana

Desprenderme de los sustantivos y de sus desdichados, des-deshilachados hermanos gemelos.
El sustantivo, barroca especie de acartonamiento poco disimulado. Ofrecen un espectáculo patético ideal, negación del simulaco, instinto de muerte, homeostasis retro.
Pero no seamos tan duros con él. Por lo menos fantasea con el Poder, impostura de poder, o joder, o coger… o lo que fuera.
¡Ah! Los adejetivos. ¡Los adjetivos!, mis adjetivos me mienten. Qué de decir de ellos que no se digan a si mismos. Como los sustantivos, los adjetivos son rigurosamente autorreferenciales, pero más débiles, más azucarados. Quizás por ello son la única soga para el cuello, o para el cielo (alabado sea Zenón, ¡qué intelectuales son nacen las paradojas!).
Quizás sea al revés, puro semblante. El sustantivo parece semblantear al adjetivo haciéndose el otario, esquivando la vista del pobre y mal trecho verbo que cela la mirada.
El verbo tiene problemas. No encaja, no tiene espacio, no le dejan espaciarse. El verbo, que no es otra cosa que un espaciarse en el tiempo, el verbo-no-instante distinto del verbo-instante (acontecimiento), es inmolivilado por los coronados sustantivos y los santos adjetivos. Efectosustantivo versus efectoadjetivo, esa es la historia de la filosofía, y que el verbo se curta.
Porque el sustantivo no está en paz con los adjetivos, él sólo sabe aparecer en el espacio de choque donde copulan los adjetivos y los verbos conjugados, son ese espacio robado. ¡Asco me dan los verbos en infinitivos, verbo-que-se-quiere-sustantivo, bloque rígido de materia, fuerza y tiempo estatizados! ¡Pavor los verbos cojugados, repugnantes máquinas dependientes de un amo que no está! ¡Éxtasis de sangre y semen los verbos conjuados sin amos! ¡Terror la posibilidad de que sean sólo una quimera! ¡Terror la posibilidad de su existencia!

Del tiempo que se tarda en subir una escalera caracol

Posted in Uncategorized on 12 enero 2010 by perezpicana

Se está conviritiendo en una obsesión. Tengo miedo. Me estoy volviendo loco. No puedo evitarlo. Ellos vienen a mí. Apenas me despierto, cuando duermo, en el trabajo, en la calle. Me se aparecen. No puedo alejarlos. No puedo. Pensamientos-escamas. Pensamiento-redimpostora. Pensamiento-opresión.
Soy una víctima bosnia que sale en MTV. Un marginal en un discurso de Obama. Una ramita de paja en el ojo de una aguja. Malditos reyes oníricos-reales, maditas mariposas real-oníricas (¡Sin jerarquías eh! ¡Sin jerarquías eh! Me gustan los guiones). Me dan filosofía. Son sexuales mis guiones. Guionizan mis guiones. Engendran engendros hijos del tiempo. Guionícense los unos a los otros, dijo y murió el muy estúpido.