Posted in Uncategorized on 27 julio 2009 by perezpicana

La constancia de un ruido crepuscular la atormentaba. Era ese mismo defecto sonoro el que acallaba sus quejas y su rabia. La parálisis expectante la invadía. Pies y Cabeza. Camino descendente de una peculiar peste, fuera del tiempo. Piernas y Pechos. El miedo se acerca al terror. Ombligo y Rodillas. Su inescrutable destino es el centro de todo ser humano. Aquel centro inventado, cuando moría el siglo XIX, por un médico austriaco.
A la manera de Lewis Carroll, el mundo de los espejos y los dobles es su fantasma y su fantasía. Lo que en otros es literatura en ella es carne y sudor, vida y sangre.
Llora, como toda mujer destronada, al ser despojada del control. Llora, como todo herido agonizante, por el ardor de sus heridas empujadas hacia sales espectrales. Pero nunca mostrará, ante los esbirros de la Tiranía de la Sal y el Rencor, las lágrimas derramabas por el ardor potenciado. Su llanto herido es llanto escondido.
Y sin embargo su saber, su lanza, es la risa. Sólo la madre-reina-exiliada puede conocer la esencia poderosa del reflejo marfil. Risa-Escudo ante enemigos. Néctar y elixir para sus hijos.

Anuncios

Posted in Uncategorized on 14 julio 2009 by perezpicana

Vomitarte mi relato.  Eso, por ahora, es lo único que quiero.

Biografía Media Ilustrada

Posted in Uncategorized on 11 julio 2009 by perezpicana

Su vida era una mierda. Estaba sola. El cuidado de sus dos hijos varones de 14 y 9 años la aburría un poco menos que los momentos junto a su marido, un bohemio oficinista. Pertenecía a una familia clásica de clase media argentina, una familia de frustrados. Su empeño en reproducirla era constante pero ausente.

Su madre, muerta antes de tiempo, una actriz clase B orgullosa de las cuatro líneas que compartió con Federico Luppi hacía ya veinte años. Su padre, empecinado en no morirse, tuvo sus quince minutos de gloria cuando fue capaz de comprarse una casa en El Bolsón. Casa que luego tendría que vender para financiar el tratamiento contra el cáncer de su amante. ¿Cómo llegó una chica casi hermosa, con una familia ejemplar, a convertirse en esa oscura mujer sin rostro y sin lágrimas?

Se había casado por amor y por despecho, a ella misma y a sus padres. Juan era el esposo ideal, de su adolescencia a esta parte fue: mochilero, taxista, proyecto de intelectual, militante universitario, vendedor, maestro mayor de obra, filósofo aficionado y deportista without chance. Se pasaba horas de domingo discutiendo con los amigos de ella sobre las conveniencias de una revolución. De lunes a viernes recorría la calle Larrea y tomaba notas de las últimas fluctuaciones del mercado de accesorios femeninos de nácar.

Fuga

Posted in Uncategorized on 30 junio 2009 by perezpicana

No fue un escape feliz.
Había que correr y corrimos.
Sin embargo nos alcanzaron.
Feliz, en el escape, fui.

Pero la felicidad no es eterna, en tanto no lo pueden ser las fugas.
O caes y te alcanzan, o te cansas y te alcanzan. Ellos nunca se cansan.
Nadie muere huyendo. Antes, te agarran.

A tus ojos me encomiendo

Posted in Uncategorized on 25 mayo 2009 by perezpicana

Sé sabía aburrida cacofonía a destiempo. Y así andaba, cansino por veredas siempre grises. Tragaba leones y escupía su esqueleto. Su casa era de huesos y los pájaros de Lucifer anidaban en los huecos de sus muelas. Sus ojos eran temibles espejos. Su reflejo no petrificaba, anonadaba y dormía. Especular dominio del tiempo y del espacio. Recorrió los más inhóspitos pantanos en busca de piedad. El final de sus días lo encontró en un laberinto de arena y cal, arrodillado frente a la estatua de un minotauro, única esperanza de salvación, de esa irrefutable salvación de los condenados, llorando, empañando dolosos espejos.

Cómo destruir un cuadro

Posted in Uncategorized on 8 mayo 2009 by perezpicana

 

Hay una sola forma de destruir Las Meninas. Sir Thomas McNamara lo supo.

Nuestro héroe, anacrónico como todo romántico, pero extraño a los cánones del romanticismo, se propuso llevar a cabo tamaña herejía.

Nunca estuvo obsesionado con el cuadro, ni con su autor, ni con el arte pictórico en particular ni con el arte en general. No lo estuvo ni antes ni después de escuchar por accidente, en el mingitorio de un club de polo londinense, el secreto mejor guardado. No pensó en la celebridad que le otorgaría realizar la hazaña, ni en los libros de historia, ni en las películas, ni en el dinero intercambiado por entrevistas. Ni siquiera pensó nada. No pensó. Simplemente escuchó y sin meditación, lo escuchado se transformó en su hoja de ruta, en su destino irrenunciable.

El 14 de Septiembre de 2009 Sir. Thomas McNamara, parado frente al cuadro de Velázquez, abrirá su portafolio, dudará con la duda de quienes están a punto de cumplir su destino, duda cinematográfica que se sabe impostora, tomará un pequeño espejo y lo pondrá frente al cuadro. Ese día el cuadro quedará destruido.

Dios bendiga el chocolate

Posted in Uncategorized on 6 mayo 2009 by perezpicana

Martín (5 años) conversa con Perez Picana:

– Qué lástima que se murió Alfonsín porque fue el primer presidente después de los militares.

– (Qué le digo? le digo que me chupa un huevo la muerte de Alfonsín, le hablo de los militares, del 83, del gobierno del ahora queridísimo Raúl… mejor me limito a un simple Sí). Sí

– Tío, la gente puede revivir?

– (ah, que suerte, no tengo problemas en contestar esta pregunta….uh, no, si me pregunta por Jesús qué hago, bueno, esperemos que no sepa quién es) No.

– qué lástima…y Dios?

– (listo, cómo pasamos de Alfonsín a Dios… bueno, le digo que se murió? no, tiene cinco años date cuenta. Bueno, le digo que no existe… no, tiene cinco años, ya te dije que te dieras cuenta, nadie entiende que Dios no existe a los cinco años…Bueno, pero no existe, le miento? me miento? era más fácil hablar con animles…porqué me puse a charlar con un niño de cinco años? bueno, que sea lo que Dios quiera…). Dios no muere… queres un chocolate? (zafé)